CAST
|
GAL

ACTUALIDAD

Volver

 

Los centros Voz Natura se vuelcan en la lucha contra los incendios


En el 2006 una oleada de incendios arrasó Galicia. Todos los colegios que trabajaron y trabajan con el proyecto Voz Natura no lo olvidaron nunca, y fuera cual fuera el tema principal del año, lo de los incendios seguía en la agenda escolar. En diciembre pasado y principios de enero el fuego volvió a estar de actualidad. Por suerte no en Galicia, sino en las antípodas, en Australia, pero la Tierra es la misma para todos y no hay otra.

Lo sabe bien Juan Ojea desde el CPR Estudio de Nigrán, que lleva cinco años en el programa Voz Natura y que después de haber plantado 1.200 ejemplares de especies autóctonas da la sensación de que no le llega el tiempo, en vista de la cantidad de proyectos que desarrollan en el centro con una vitalidad admirable. «E agora -dice- colaboramos coa comunidade de montes, que está organizando unha festa», centrada, claro, en el medio ambiente. Porque en Nigrán la conciencia sobre los incendios está absolutamente extendida: dos mujeres fallecieron en uno de ellos en el 2017, y eso nadie lo olvida.

Incendio de enormes dimensiones hubo también el pasado otoño en Monforte y Pantón, y ello fue motivo para que Ana Arias impulsara no solo múltiples trabajos en su centro de 56 alumnos, el CEIP Monte Baliño, de Ferreira de Pantón, sino también una reflexión. El sufrimiento de personas y animales -que vuelven a ver ahora en Australia-, las fotos con un humo como el que habían visto un par de meses atrás y hasta los miedos de aquellos que vivían en casas aisladas o casi cerca de las llamas salieron a relucir.

En el Divina Pastora de Ourense, Gonzalo Busóns, el profesor responsable del proyecto Voz Natura, es una máquina explicando todo lo que hacen. Enseña pasillo tras pasillo con pósteres, recortes, fotos… enseña también una caótica aula en la que hay desde chalecos reflectantes hasta herramientas para ir al monte, y que es el campamento base. En el historial del centro, numerosas reforestaciones y salidas interpretativas.

El toque optimista final lo pone Juan Ojea con la vista puesta en el futuro que ya llega: «Todos os anos mantemos a reforestación, e agora xa dá gusto ver as árbores que empezan a medrar». No es verano, llueve y la tierra está húmeda. Las probabilidades de incendio forestal son ahora mismo muy bajas.