CAST
|
GAL

ACTUALIDAD

Volver

 

Los alumnos del Curros Enríquez, de Celanova, siguen mimando la carballeira que recuperaron


La profesora María Ballester no representa más que a su centro, el CEIP Curros Enríquez de Celanova, pero seguro que sus palabras iniciales las firma, sin dudarlo, la mayor parte de sus colegas de toda Galicia: «Este curso se nos está haciendo particularmente difícil realizar actividades medioambientales». Una gran verdad, y ante esas dificultades los profesores -con los participantes en Voz Natura a la cabeza- han contrapuesto ilusión, esfuerzo y trabajo, mucho trabajo.

Y es que en el Curros Enríquez estaban acostumbrados a movilizar a grupos grandes y, al mismo tiempo, grupos mixtos, «sobre todo alumnado de infantil acompañado por un compañero mayor». Eso no es posible ahora, obviamente, debido a las circunstancias. En cualquier caso, el plato fuerte del centro es la Carballeira de Santa María, «un precioso espacio que tenemos cerca», según lo describe María Ballester.

Y profesores e infantes no dudaron en remangarse - en sentido metafórico y en sentido real- y recuperar y rehabilitar ese conjunto de árboles, para lo cual contaron con dos ayudas: la de Voz Natura y la del dueño de la carballeira, que les mostró su apoyo y no puso inconvenientes. A ellos se sumaron la Consellería de Medio Rural y la de Educación, y desde luego el propio Concello de Celanova.

No es flor de un día: comenzaron en el curso 2013-14 y ahí siguen sin desanimarse ni un ápice. Claro está que la pandemia los ha afectado y hay iniciativas que en un curso normal estarían en marcha y ahora esperan su turno. Por ejemplo, el huerto escolar. Primero hubo unas obras de mejora del patio donde se encuentra, luego no era el momento y al fin el covid acabó mandándolo a la lista de espera. La profesora confía en que marzo sea el mes idóneo para activarlo, «con el buen tiempo y las plantas de temporada».

Pero medio encerrados o no, la lista de actividades que están llevando a cabo en el CEIP Curros Enríquez es larguísima. Unas actividades que se desarrollan en las clases, lanzando propuestas y proporcionando materiales a los tutores. Alguna salida hay, desde luego, aunque por clases. Y los profesores se dejan la piel para que no pasen desapercibidas las conmemoraciones importantes relativas al medio ambiente, sin olvidar ni un día el reciclaje.