CAST
|
GAL

ACTUALIDAD

Volver

 

Naturación dinamizó los centros de A Mariña lucense


Corría el año 2014 cuando nacía Naturacción, un programa de Voz Natura patrocinado por la Fundación Alcoa con el respaldo de Alcoa San Ciprián y la colaboración de la Consellería de Educación. Objetivo declarado: reforzar las actividades medioambientales de protección y recuperación. ¿Dónde? En A Mariña lucense y su entorno.

Por lo tanto, en este curso se desarrolla la novena edición y participan en ella 47 centros educativos. O sea, ocho millares de alumnos y cuatro centenares de profesores y educadores.

Entre estos últimos, Fran Basanta, del IES María Sarmiento de Viveiro, un centro con nada menos que 750 matriculados, de los cuales la mitad en números redondos desarrollaron alguna de las actividades. «Unas obras que hubo que hacer en el patio nos cambiaron la programación», comienza diciendo. Y de la necesidad, virtud: se acogieron a los eco-retos que cada mes planteó Voz Natura, una iniciativa medioambiental de La Voz de Galicia y la Fundación Santiago Rey Fernández-Latorre y que cuenta con el apoyo de la Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Vivienda, la Diputación de A Coruña, la Fundación Alcoa, El Corte Inglés y la Fundación Ramón Areces.

Y también presumir
No está de más recordar esos eco-retos: RetoLimpiamos (octubre), RetoInvestigamos (noviembre), RetoReutilizamos (diciembre), RetoDivulgamos (enero), RetoAhorramos (febrero), RetoPlantamos (marzo), RetoConcienciamos (abril), RetoReciclamos (mayo), RetoPresumimos (junio). Seguro que el que más llama la atención es este último, pero sí, la consigna emanada de la Fundación Santiago Rey Fernández-Latorre fue exactamente esa: «Después del trabajo durante el curso, presumimos de los resultados».

Y en ese sentido, Instituto de Educación Secundaria María Sarmiento de Viveiro es todo un ejemplo. «Nos dedicamos a limpiar la playa, a hacer lo mismo con tramos de cinco ríos, estudiamos la flora del parque penas Peón…», relaciona el profesor Basanta, quien añade que también recorrieron un trozo de costa convirtiendo esas horas en una clase de educación ambiental, estudiando las plantas y hablando del uso que se le daba antes.